Zur Navigation | Zum Inhalt
“Cruz Negra: La frontera II”

“Cruz Negra: La frontera II”

He tardado unos meses pero por fin os ofrezco mi reseña del segundo volumen de Cruz Negra: La frontera, el…

More...
“La tierra en llamas”

“La tierra en llamas”

  Un nuevo libro ambientado en el universo de Ender, el segundo libro (de tres previstos) dedicados a contarnos la…

More...
"Isabel: La loba de Francia 1"

"Isabel: La loba de Francia 1"

No hay artista con mayor talento para dar forma a la historia dibujada que el barcelonés Jaime Calderón y no…

More...
“Khaal. Crónicas de un emperador galáctico”

“Khaal. Crónicas de un emperador galáctico”

Suelo dejar que Noren se encargue de hablar de la BD, aunque de vez en cuando me dejo seducir por…

More...
Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.
FVCML0208 10
"Un Buen Hombre" (Varios autores, Ediciones Glénat) PDF Imprimir E-mail
Noticias
Ediciones Glénat ha publicado en Septiembre la novela gráfica "Un Buen Hombre", una historia coral acerca de los horrores del nazismo durante la Segunda Guerra Mundial, creada por diez dibujantes de gran talento a partir de un guión de Javier Cosnava.

image1Una urbanización a las afueras de un campo de exterminio, dos asesinatos impunes, una copia del Fausto de Goethe, un juicio sumarísimo, un vecino que sabe demasiado y un desenlace insospechado,.. Éstas son las bases de un misterio que planea a lo largo de dos horas en siete chalés de lujo a las puertas del infierno. Un misterio que nos traslada al universo que están a punto de traspasar: el universo de "Un Buen Hombre".

Han pasado 70 años, pero aún hoy se descubren aterradores hechos, se recuperan datos perdidos, se rescatan verdades ignoradas, se desentierran fosas, se sacan a la luz historias de honor y horror, de valor y dolor.
Han pasado ya 70 años y el recuerdo de la gran barbarie aún persiste. El tiempo pasa y lo sucedido queda cada vez más lejos, a nuestras espaldas, pero todos tenemos la obligación de no olvidar para asegurar que jamás, jamás, la Humanidad permitirá que se repita algo semejante. Y este "Un buen hombre" es un ejercicio de esta memoria colectiva nuestra que mantiene vivo el recuerdo y los ojos abiertos en vigilancia permanente.

Editado por Glénat en su exclusiva colección Delicatessen, todo lo que se narra en "Un Buen Hombre" está basado en hechos reales acontecidos en el tristemente famoso campo de concentración de Mathausen, y la perversión humana de este oscuro capítulo de nuestra historia se plasma en una magnífica novela gráfica colectiva, creada por once artistas españoles de gran talento a lo largo de 80 páginas. Son diez dibujantes (Daniel Acuña, Toni Carbos, Carlos, Sofía Espinosa, Bernardo Muñoz, Javier Fernández, Alfonso Zapico, Javier Navarro Barreno, Fernando Baldó y Rubén del Rincón), y un guionista (Javier Cosnava). Son diez estilos y diez trazos distintos. Los hay de rudos, directos, en negro y gris. Los hay de suaves, delicados, en colores difuminados en acuarela. Los hay de más realistas y los hay de más caricaturizados. Cada historia nos traslada al mundo propio de un dibujante distinto. En total ocho historias entretejidas en la "Ciudad Jardín", una urbanización nada idílica junto al campo de concentración alemán de Plundersweilern en plena 2ª Guerra Mundial. ¡Qué difícil elaborar un cómic con diez autores diferentes, cada uno en su propio estudio de trabajo, narrando varias historias distintas con personajes cruzados que aparecen en una y reaparecen luego en otra! Un ejercicio de coordinación ejemplar que sigue el ritmo, a tiempo real sin cortes, marcado por la batuta de Javier Cosnava con el "Fausto" de Goethe sobrevolando la narración y Mefistófeles como metáfora de los vacíos argumentos esgrimidos por el nacionalsocialismo alemán para justificar la locura. El prólogo de la obra, "Los Buenos Hombres bajo el designio de unos Malos Gobernantes", corre a cargo de Rosa Toran, historiadora y Presidenta de Amical de Mauthausen y otros campos de concentración y exterminio.

"Un Buen Hombre" narra, por capítulos, los acontecimientos que se suceden en los hogares vecinos del siedlung "Ciudad Jardín", una urbanización de lujo adyacente a un campo de concentración, en forma de ocho historias autoconclusivas relacionadas entre ellas por un efecto dominó que, como una cascada, arrastra acontecimientos de la una a la otra. Empezando por un prólogo ajeno al hilo, "Gueto", donde un condenado a muerte nos pone en situación de la realidad que viven los judíos en la Alemania nazi y nos narra la historia de dos hermanos, Emmanuel y Simón, en el gueto de Varsovia al principio de los años 40 pasaremos a siete narraciones centradas en "Ciudad Jardín". Este siedlung es la jaula de los carceleros, un pequeño infierno en miniatura y un reflejo a escala menor de la crueldad humana que está sucediendo un poco más allá, tras el muro que cierra el campo de concentración a un kilómetro de distancia y que, en "Un Buen Hombre", se intuye y se percibe pero no se muestra en ningún momento. Por ejemplo, en esta urbanización de lujo trabajan algunos prisioneros del campo adyacente, ejerciendo de esclavos en el servicio doméstico de los oficiales nazis ("Arbeit macht frei", "El trabajo os hará libres" decía un cartel en el acceso al campo de Duchau).
En "Ciudad Jardín" conviven los "buenos y malos alemanes", los que ven y los que no quieren ver, los verdugos activos y los pasivos. Pero este mosaico narrado en tercera persona, con mucha lucidez, por una anciana llamada Marie Weigmann ahonda sobretodo en ese ciudadano modelo que acata las normas sin cuestionarlas, el “buen hombre” del título, por aberrantes que éstas sean. Es la conciencia nacional del Volkskameraden (un camarada del pueblo) frente al Volksfeinde (los enemigos del pueblo). Quien no encaja en ella es un ser indigno. Un enemigo del Reich. Y es en "Ciudad Jardín" donde Cosnava plantea el contraste entre los mandatarios nazis y sus prisioneros, asesinos y víctimas, entre los Volkskameraden y los Volksfeinde, y las relaciones que entre ellos se establecen y las justificaciones que se esgrimen para abrazar el nazismo (oportunismo, ignorancia, miedo,...) y para ignorar la verdad que esconde.

Nuestro cómic a menudo ha apoyado de forma desinteresada numerosas iniciativas solidarias de toda índole, pero esta obra no pretende recaudar fondos para ninguna causa benéfica, ni para salvar a los árboles de la selva amazónica, ni rescatar a las focas monje de su extinción, ni garantizar el trato justo a los inmigrantes,... sino que es una enérgica sacudida a nuestras conciencias adormecidas que hoy ven, indiferentes, como la prensa y los telediarios apuntan a tenues rebrotes de algo que no deberíamos permitir que vuelva a suceder. Es evidente que "Un Buen Hombre" no inicia ningún camino, pues "Paracuellos" de Carlos Gimenez, o "¡No Pasarán!" de Vittorio Giardino, o "Maus" de Art Spiegelman, ya han ejercido antes la labor de denuncia y recuerdo, pero es una iniciativa loable que produce un cómic de gran categoría.