Zur Navigation | Zum Inhalt
"Isabel: La loba de Francia 1"

"Isabel: La loba de Francia 1"

No hay artista con mayor talento para dar forma a la historia dibujada que el barcelonés Jaime Calderón y no…

More...
"Pacífico" (Martin Trystram y Romain Baudy, Planeta DeAgostini Comics)

"Pacífico" (Martin Trystram y Romain Baudy, Planeta DeAgostini Comics)

Es habitual que los hombres, demostrando nuestra conocida falta de tacto y cuando nos piden la opinión sobre una mujer…

More...
 "Star Wars: Al Filo del Imperio" (Edge Entertainment)

"Star Wars: Al Filo del Imperio" (Edge Entertainment)

Antes de empezar este artículo es necesario señalar, para ser honesto y poner a todos los lectores en antecedentes, que…

More...
"Deadline" (Laurent Féderic Bollée y Christian Rossi, Yermo Ediciones)

"Deadline" (Laurent Féderic Bollée y Christian Rossi, Yermo Ediciones)

Es curioso que, mientras nosotros vivimos en una tierra con miles de años de historia, que han pisado fenicios, griegos,…

More...
Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.
FVCML0208 10
Descubriendo series: "Fairy Tail: Un cuento de magos y hadas" PDF Imprimir E-mail
Noticias

Siempre he sido un tipo de cómics de superhéroes, pero la verdad es que el hastío generado por las sagas eternas, encadenadas una tras otra, más los infinitos crossovers y la desaparición de mis cabeceras preferidas me han llevado a buscar pastos más verdes. Pero ¿dónde encontrarlos? La publicación de cómic europeo en nuestro país tampoco es para tirar demasiados cohetes, por lo que volví mi mirada hacia el manga.

FAIRY TAIL
Autores: Hiro Mashima
Colección: CÓMIC MANGA
Series: FAIRY TAIL
Formato: Rústica con sobrecubierta
Tamaño: 11,5 x 17,5
Páginas: 192
Color: B/N
ISBN: 978-84-9847-818-1
PVP: 7,50€
El gremio de magos Fairy Tail es el más temido de todo el reino. Allí conviven los magos más duros, los más atrevidos... y los más destructivos.

Lucy es una chica que quiere ingresar en Fairy Tail , para poder desarrollar sus poderes mágicos y cumplir los encargos que le puedan salir desde el gremio. Es así como conoce a Natsu , un Dragon Slayer, mago que utiliza la magia de los dragones, y que le permite convertir en fuego cualquier parte de su cuerpo. Junto al resto de sus compañeros, se enfrentarán a los encargos más temibles y duros que les puedan llegar, incluso contra otros gremios que ansían el poder de Fairy Tail .

Nunca he leído demasiado de cómic japonés. Lo típico, vaya: Dragon Ball, Akira, un poco de Urasawa y para de contar, por lo que me acerqué un poco escéptico al tema. Quería una serie no demasiado complicada (nada para adultos, vaya) y a ser posible un poco larga (para que me durase más de un par de envites). Rebuscando, rebuscando, me decidí por Fairy Tail, de Hiro Mashima, una colección que por el dibujo se parece mucho a One Piece y que por el tema, un poco de fantasía heroica y magia, no tenía por qué desagradarme.

La empecé a leer y… ¡qué cambio comparado con los cómics de superhéroes! Fairy Tail cuenta la historia de Lucy, una aprendiz de hechicera, dispuesta a todo con tal de poder entrar en el gremio de magos Fairy Tail. El poder de Lucy radica en la posesión de unas llaves arcanas que le permiten invocar a seres todopoderosos que luchan sus batallas por ella: el toro de la constelación de Tauro, un guerrero con poderosas pinzas que sale de la llave de Cáncer; cuantas más llaves consiga, más poderosa será.

Por azares de la vida, conoce al despistado Natsu, un mago que controla el fuego a voluntad, que ha sido entrenado por el poderoso dragón Salamander, y a su mascota, el gato Happy, un animalito dicharachero con la capacidad de volar. Tras un par de aventurillas sin pena ni gloria, Lucy logra incorporarse al gremio... pero Fairy Tail no es para nada lo que Lucy había imaginado.

Reunidos en una taberna de pintas medievales en que las peleas están a la orden del día, los magos de Fairy Tail resultan ser una panda de borrachuzos (y borrachuzas, seamos políticamente correctos) con poderes estrambóticos, sin ningún tipo de moral y más preocupados por meterse en líos de faldas y conseguir dinero rápido, porque los magos de Fairy Tail son un gremio dedicado a resolver problemas ajenos, normalmente creados por otros hechiceros. Eso sí, se encargan de solucionarte la papeleta a cambio de cantidades astronómicas de jewels, la moneda de este mundo.

Lucy empieza, pues, a formar equipo con Natsu y Happy, y empiezan a resolver casos, como el de un mago desaparecido en unas montañas deshabitadas o destruir un libro inédito de un autor best-seller… casos en apariencia absurdos, pero que demuestran que en el corazón de los dos magos protagonistas se esconde algo más que la codicia: Natsu es un buen amigo de sus amigos, y está dispuesto a arriesgar la vida por ellos y por el honor del gremio, y Lucy es una chica de armas tomar pero con un corazón sensible, de poeta.

Fairy Tail no es un manga rompedor, que desmonte los tópicos del noveno arte japonés, y en los protagonistas reconocemos a otros que ya nos han hecho soñar (Lucy es un trasunto de la chica sexy que ya hemos visto interpretada por Bulma y por tantas otras; Natsu es el guerrero de poderes insospechados, de buen corazón y estómago a prueba de bombas, como Gokuh lo era en Dragon Ball), pero es una serie que logra entretener, divertir, pasar un rato alejado de la dureza de la vida cotidiana… y a veces eso es lo único que le pido a un tebeo, que no es poco. Las escenas de acción están muy bien logradas, con peleas con magia que a veces parecen sacadas de Pokémon (Lucy invoca a sus luchadores como Ash lanzaba Pokéballs, a diestro y sieniestro) o de ataques futboleros de Campeones (hasta hay un par de luchadores gemelos en el segundo volumen de Fairy Tail que me recordaron a los Derrick), y un dibujo y una narrativa que te muestra sin mucha confusión lo que está sucediendo. Además el humor, como en todo manga que se precie, es una constante, tanto por los encontronazos culturales entre los protagonistas como por la tendencia a ridiculizar a Natsu, Lucy y Happy con caídas poco glamurosas, caras deformadas y expresiones chistosas.

Me alegro de haber dado este paso, alejándome un poco de estos superhéroes que solo saben mirarse el ombligo y hacer historias cada vez más oscuras, tenebrosas, adultas y serias, y adentrarme en las procelosas aguas del mundo manga. Seguiré adelante con Fairy Tail (tiene ya 22 tomos publicados en España, o sea que tengo todavía un largo camino por recorrer), y sin duda me dejaré atrapar por otras historias que me parezcan tan atractivas como ésta.